Estamos viviendo un momento complicado y estresante. Hacerle frente cada día a los retos laborales, académicos y domésticos durante la pandemia nos puede llevar a un estado de ansiedad y angustia difícil de manejar y el cual nos puede afectar nuestro estado emocional.

 Sin embargo, hay actividades que podemos realizar, en el presente, para lograr mantener mejor control, desarrollar mayor tolerancia y buscar el bienestar general de nuestra familia.

 Recientemente, un periodista que tuvo oportunidad de entrevistar a varias madres que dicen sentirse felices a pesar de la situación, recopiló las iniciativas que estas toman para mantener su sensación de bienestar y felicidad. A continuación las comparto con ustedes.

 Pide ayuda – No hay nada malo con solicitar ayuda de algún familiar o alguna amistad cuando sea necesario. No te eches carga de más cuando puedes delegar algunas tareas o recibir apoyo te tus padres. A veces pensamos que podemos con todo y a la larga lo que hacemos es crear en nosotros demasiada presión y ansiedad innecesariamente. Además, es importante separar tiempo para nosotros, ya sea solos o con nuestra pareja y dejar a nuestros niños un rato con algún conocido de confianza.

 Sal de la casa – Toma las precauciones debidas y sal de la casa a dar un paseo aunque sea alrededor de tu vecindad. El aire, el sol y la naturaleza te ayudarán a relajarte y a sentirte conectada con el mundo. Si tienes algún vecino que sea positivo habla con él o ella, manteniendo la distancia y recarga tus baterías con optimismo.

 Planifica alguna actividad divertida – A pesar de la situación, con las debidas precauciones, considera tomar unas vacaciones y desconectarte de todo aquello que te pone presión. Además, trata de buscar alguna diversión en cosas simples como por ejemplo: ir de compras. Tráele a tus niños algunos antojitos que sabes que le gustan y siéntate con ellos a disfrutarlos y a dialogar o practicar un juego de mesa.

 Separa tiempo para tu pareja – Estudios recientes hechos en los EU proyectan que durante la pandemia se proyecta un crecimiento de 34% en el índice de divorcios. Por tal razón, es importante mantener la conexión y la comunicación con tu pareja. Además, separa espacio para compartir sin los niños. Por otra parte, trabajen en equipo y sean  solidarios para que la carga se facilite.

 Procura descansar – No descuides tus horas de sueño. El descanso nos ayuda a mantener nuestro enfoque, memoria y la salud en general. La falta de sueño puede provocar que estemos más irritados y que nuestro grado de tolerancia sea menor. Por ende, si queremos evitar exabruptos con nuestros niños, compañeros de trabajo o nuestra pareja, es esencial que descansemos las horas adecuadas.

 Haz ejercicio – Crear el hábito de ejercitarnos es una de las maneras más efectivas de mejorar no sólo nuestra salud, sino nuestro estado de ánimo. Cada vez que hacemos alguna forma de ejercicios, nuestro cuerpo libera serotonina, una hormona que contribuye ha desarrollar en nosotros una sensación de bienestar y felicidad. Por otra parte, la actividad física nos permite liberar el estrés acumulado por las responsabilidades que enfrentamos diariamente.

 Separa tiempo para ti – No podemos pensar sólo en las necesidades de los demás y olvidarnos de las nuestras. No seas egoísta contigo y separa un tiempo cada día para desconectarte y bajar las revoluciones. Aprovecha ese espacio para realizar algo que te guste y te relaje, desde leer un libro hasta darte un largo y relajante baño sin nadie que te interrumpa.

 Se agradecida – Las madres felices no olvidan dar gracias por todas las bendiciones que a diario reciben. A pesar de la situación, siempre encuentran una razón por la cual dar gracias. Ya sea por la salud de su familia, el techo que les cobija o el alimento sobre la mesa, el agradecimiento es el principio de la felicidad. Además, evitan compararse con otras personas y disfrutan de todo lo que poseen.

 Se solidaria con los demás – Las buenas acciones siempre nos hacen sentir bien. En momentos como los que estamos viviendo se solidaria con algún familiar, amigo o vecino que tenga una necesidad o que esté pasando por una situación difícil. Dar lo mejor de nosotros a nuestros semejante hace una diferencia en nuestra vida y en la de la otra persona. Recuerda este viejo dicho: Hoy por ti, mañana por mi.

 Comparte con tus amistades – Quien tiene un amigo tiene un tesoro. En momentos de retos, tus amistades pueden hacer una gran diferencia. Planifica reuniones, aunque sean virtuales, para compartir con ellos y hablar sobre los asuntos que les preocupa, pero además, para hacer chistes, reírte y despejarte. Este es un gran momento para fortalecer los lazos de amistad.

 Mantén una actitud optimista – Ante la incertidumbre y el encierro que esta pandemia nos ha traído, es esencial mantener un pensamiento positivo. Evita utilizar expresiones de miedo o ansiedad, particularmente frente a tus hijos. Los niños sienten cuando la energía es negativa y el ambiente está cargado. Practica técnicas de meditación, presencia plena (mindfulness) u oración que te ayuden a vivir el momento presente, a fortalecer tu fe y a bajar tus niveles de ansiedad. Si bien por un lado no tenemos control de la situación, si tenemos el control de cómo manejar la misma y buscar nuestro bienestar.

 Se compasiva contigo – No te exijas más de lo necesario, ni te pongas presiones adicionales que en nada contribuyen. Si explotas abruptamente con tus niños o con tu pareja pide disculpas e identifica cuál fue el detonante que te provocó el exabrupto. No obstante, se compasiva contigo y entiende que eso puede ocurrir ante todo lo que estamos experimentando. Somos seres humanos y por ende seres imperfectos. Piensa que estás haciendo tu mejor esfuerzo en un momento histórico de grandes retos.

Para hacerle frente a estos tiempos tenemos que utilizar todas las herramientas que estén a nuestro alcance. No podemos esperar que nuestra felicidad dependa de otras personas o            de las circunstancias externas. La felicidad está en nuestro interior y es nuestra opción buscarla y disfrutarla.

Las cosas más simples, son muchas veces las que más felices nos pueden hacer y muchas veces son las menos que valoramos. Como dice Joan Manuel Serrat en su canción: son aquellas pequeñas cosas que nos dejo tiempo de rosa. Hasta la próxima.

Share This

Siguenos En: