Comunicación, relación y conexión con tus hijos

Menú


Las semanas de cuarentena nos han obligado a detenernos y hacer ajustes significativos en nuestras rutinas. Te invito a preguntarte, particularmente sobre la crianza de tus hijos, lo siguiente: ¿Cómo quiero maximizar este tiempo con mis hijos? ¿Qué comportamientos puedo modelar para que ellos desarrollen resiliencia? ¿Qué destreza quisiera enseñarles? ¿Cómo puedo utilizar este situación para convertirme en un mejor padre?

Tenemos una oportunidad de oro para reflexionar, conocernos mejor y trabajar en nuestro crecimiento. El punto de partida debe ser reflexionar sobre el tipo de relación que tienes con tus hijos y tu forma de acercarte a ellos.

La conexión con nuestros hijos es esencial para sus vidas. Es vital para hacerlos sentir importantes, para demostrarles afecto, para fortalecer su autoestima y para crear buenas memorias. Conectando con ellos les demostramos nuestra disponibilidad y amor incondicional. A continuación te ofrezco varias ideas para fortalecer ese vínculo tan importante.

Abrázalos con frecuencia

Según expertos en la conducta humana, los infantes necesitan diariamente ser acariciados y cargados para sobrevivir y crecer. Además, los abrazos brindan a nuestros hijos una sensación de bienestar y seguridad inmediata. Mientras abrazamos, se activiva en nuestro cerebro la oxitocina, considerada la hormona de la satisfacción y el bienestar. En este período más que nunca, donde reina entre todos una gran sensación de incertidumbre, abraza a tus hijos con frecuencia y recuérdales cuánto los quieres.

Busca tiempo para jugar

¿Cuántos de ustedes recuerdan los momentos en los que jugaban con sus padres? Pueden haber muchas cosas que se olviden, pero casi siempre esos momentos, por más sencillos que fueran, los recordamos con alegría. El juego es una de las formas más efectivas para conectar con nuestros hijos. Además, cuando jugamos con ellos estimulamos destrezas como el desarrollo motor fino o grueso, la imaginación, la creatividad y la solución de problemas. Dentro de las casas podemos entretenernos muchísimo con juegos de mesa, adivinanzas, competencias de baile, entre otros.

Fomenta el diálogo

Conversar con nuestros hijos es muy importante y es una actividad que debemos comenzar a practicar desde que son pequeños. Entre los beneficios que el diálogo nos ofrece se encuentran la oportunidad de conocerlos mejor, identificar sus preferencias y responder a sus inquietudes. El desayuno, almuerzo o cena son oportunidades diarias para promover la conversación en familia. Procuremos ser su primera fuente para ventilar y compartir sus sentimientos.

Crea espacios libres de tecnología

Si queremos que la comunicación y la conexión con nuestros hijos sea efectiva, debemos crear un ambiente que lo propicie. Separemos espacios de tiempo libres de tecnología, que nos permitan que la atención sea plena y sin distracciones. Muchas veces utilizamos la tecnología de manera excesiva evitando que nos enfoquemos en lo que estamos haciendo y dándole un mal ejemplo a nuestros niños. Si queremos que mantengan el balance en el uso de los electrónicos, el ejemplo debe comenzar por nosotros.

Identifiquemos sus intereses

Una forma rápida de conectar con nuestros hijos es conocer lo que le gusta hacer. De esa forma podemos pasar tiempo haciendo algo que a ellos les guste y que disfruten. Si a tu niña le gusta jugar con muñecas, siéntate un rato con ella y participa de sus historias. Sii tienes hijos adolescentes y juegan vídeojuegos, comparte un rato con ellos y deja que te enseñen, aunque no te conviertas en un experto o se te haga difícil manejar los controles. Ellos se divertirán mientras te enseñan y aunque no te lo digan, valorarán ese tiempo contigo.

Todas las situaciones complejas de la vida traen consigo enseñanzas y proveen oportunidades de crecimiento personal. La pandemia que vivimos nos ha obligado a quedarnos en casa y pasar más tiempo con nuestra familia nuclear. Intentemos hacer el mejor uso posible de esta pausa forzada que tal vez no se repita en muchísimos años. Ojalá nuestros hijos al ser adultos recuerden este tiempo como uno que les permitió acercarse más a sus padres y conocerse mejor a sí mismos.

No ha sido un proceso fácil. La pandemia del coranovirus ha creado un caos total y ha distorsionado nuestra forma de vida significativamente. Desde mi perspectiva, esta crisis traerá consigo cambios enormes y permanentes a nivel mundial, particularmente a nivel social y económico.

Si bien la paternidad es de por sí tarea difícil, en circunstancias retantes e inciertas como las que vivimos, el panorama se complica exponencialmente. Sin embargo, como padres venimos llamados a dar el ejemplo y enfrentar la situación manteniendo el control y asumiendo una actitud positiva para brindar a nuestras familias apoyo y seguridad. Por otro lado, así como el coronavirus ha venido a trastocar nuestro día a día, también nos plantea nuevas oportunidades para desarrollarnos como padres.

Facilitar la educación en línea

Aquellos que teníamos dudas sobre la efectividad de la enseñanza “on line”, hoy podemos reconocer que ha sido una herramienta esencial para que nuestros niños y jóvenes se mantengan activos académicamente y se evite el retraso escolar. Habiendo dicho eso, nada reemplaza el salón clases y la enseñanza presencial tiene incontables ventajas. No obstante, a diferencia de lo que muchos padres pensábamos, nuestros hijos se han adaptado bien al sistema y han aprovechado esta experiencia nueva. Además, los recursos audiovisuales son de gran utilidad para el aprendizaje y los niños ganan independencia al administrar su tiempo para cumplir con los requerimientos diarios.

Conectar con nuestra familia

Regularmente vivimos de forma agitada y atendemos múltiples compromisos que nos impiden pasar suficiente tiempo de calidad con nuestros hijos. Una de las ventajas de la cuarentena es que aumenta el tiempo que pasamos en la casa, lo cual inevitablemente provee mayores oportunidades de interacción familiar. Esta pausa obligada es idónea para compartir y unirnos más como familia. Aprovechemos la oportunidad para detenernos, estar más presentes y liberarnos un poco del ajetreo diario.

Promover en nuestros niños la resiliencia

Sin lugar a dudas, creo que nuestros hijos se convertirán en la generación de los resilientes. Luego de experimentar el huracán María en el 2017, la salida forzada del gobernador Rosselló en el verano de 2019, y el comienzo del presente año con los temblores y el coronavirus, nuestros hijos han tenido que forzosamente aprender a adaptarse a circunstancias inesperadas y adversas. Confío en que esta serie de vivencias que los ayudarán a formarse como adultos valientes, sensibles y con mucha capacidad de adaptación a los cambios.


Fortalecer nuestra creatividad

Dicen que la necesidad es la madre de la inventiva y si hay algo que hemos podido evidenciar, principalmente a través de la tecnología y las redes sociales, es cuán creativos podemos ser los seres humanos bajo situaciones difíciles. Y para nosotros los padres, ser creativos es importante para mantener a los niños ocupados. Podemos acceder en línea clases de dibujo, baile, así como otros ofrecimientos virtuales de entretenimiento como conciertos y obras teatrales. Por otro lado, ahora tenemos tiempo para juegos de mesa, preparar recetas de cocina y hacer ejercicios. En fin, todo está clausurado excepto nuestro cerebro e imaginación.

Con cada reto llegan oportunidades y debemos aprovecharlas al máximo. Aprovechemos este tiempo para hacer actividades que nos ayuden a crecer como seres humanos y como padres. Posiblemente nunca más tendremos un momento como este que nos permita bajar las revoluciones y sentarnos, tranquilamente, a reflexionar sobre las verdaderas cosas que tienen importancia en la vida. Aprovechemos además para contestarnos las preguntas: ¿qué tipo de padre quiero ser yo cuando todo esto pase? ¿Qué quiero haber logrado para el bien de mis hijos y el de mi familia? Ojalá que pronto salgamos de esta etapa con salud y mayor conocimiento de nosotros mismos.

 

La estructura es la base de la disciplina y la herramienta principal para desarrollar el auto control y la seguridad en los niños. Pero, ¿a qué exactamente n...

¿Estas enfrentando situaciones de disciplina con tu niño o niña? Pues con estos consejos te puede ir mucho mejor. La disciplina es una herramienta clave en l...

Tarde o temprano llegará el momento en que esto nos pase. Pero para eso estamos nosotros. Con estos prácticos consejos se te hará más fácil. Es inevitable. E...

"The achievement of your goal is assured the moment you commit to it." Mark R. Douglas A sense of commitment is essential to focus and live ...

¿Sientes que tu niño está ansioso, preocupado y con miedo? Nuestra psicóloga pediátrica, la Dra. Agnes Díaz, nos da una útil guía para ayudar a nuestros niños a canalizar sus emociones ante eventos traumáticos como un desastre natural.

En estos días, la incertidumbre ha modificado la forma de vivir de muchas familias. Como adultos, quisiéramos proteger a nuestros niños de cualquier mala experiencia. Sin embargo, sabemos que eso no es del todo posible. Para muchos de nuestros niños el estar expuesto a un desastre natural es una experiencia nueva. Por tanto, y como toda nueva experiencia, el desconocimiento puede generar confusión. La capacidad del niño para enfrentar la situación estará relacionada a su capacidad de comprender lo que sucede. Para los niños mas pequeños puede resultar más complejo entender lo que sucede, por lo que generalmente responden a la reacción observada en otros, más que a la situación misma.

Resulta fundamental que los adultos sean ejemplo para los niños en cuanto al manejo adecuado de las emociones. Sin expectativas de perfección. El adulto puede sentirse ansioso o temeroso, pero lo importante es que el niño conozca la razón de porque se siente así y observar cómo se maneja esa emoción de una manera adecuada dentro de las circunstancias.

Cuidar de su persona. Resulta importante la estabilidad del adulto para lograr ayudar a los niños luego.

Estar presente. Pase tiempo con sus niños y permítales el contacto, incluyendo físico, que requieran. Valide que es normal lo que siente luego de este evento y que cada puede acudir donde usted a buscar apoyo. Siga la iniciativa del niño y sea paciente.

Escuchar. Validar, no minimizar, sus emociones y sentimientos. Escuchar y aclarar cualquier idea errónea relacionada al evento y certificar que lo sucedido no es su responsabilidad. No olvidemos que esto es una experiencia multisensorial. Escuchemos con empatía, hagamos contacto visual, ayudémonos con nuestro no verbal, a asimilar la experiencia.

Permítale hablar del evento. Cuando y cada vez que un niño sienta la necesidad de hacerlo. Es importante dejarnos guiar por el niño, expresando que información conoce y cuales son sus dudas. Ayudemos a su cerebro a procesar la experiencia. Enfatiza en las memorias positivas después del evento. Es valido no tener todas las respuestas. Conteste aquello sobre lo que se sienta informado, de manera sensible y sencilla para la edad del niño con el que se esta

comunicando.

Relacionado: Trastorno por estrés postraumático

Reglas y disciplina. Aunque hay aspectos que puedan cambiar en la rutina, las reglas y estrategias de disciplina deben ser constantes. Si los niños saben lo que se espera de ellos, les será mas fácil responder y fomenta seguridad. Evite el castigo físico. Ayúdelo a encontrar palabras adecuadas y maneras aceptables de expresar sus sentimientos.

Rutinas. Proporcionar un patrón consistente y predecible para el día a día. Aquellos que se encuentran en albergues o viviendas temporeras, intentar cumplir con las horas determinadas para la alimentación, aseo y descanso. Ante cambios en las rutinas, anticiparle al niño, explicándole el porque el patrón de ese día será diferente. Esto ayuda a que el niño entienda que el adulto está en control.

Establecer practicas de relajación y fomente el tiempo de juego. Esto le permitirá al niño contar con estrategias que le haga sentir control de sus emociones y su entorno.

Limite la exposición a los medios de comunicación en cuanto a las noticias del desastre y sus consecuencias. Los niños pueden estar más vulnerables al ver y escuchar eventos que le recuerden por lo que ha pasado. Además de que pueden formular ideas erróneas al no comprender o contar con toda la información.

Incluir al niño en el plan de emergencia. Si padece de alguna condición especial, recuerde medicamentos o material terapéutico dentro de su mochila. Practique su plan familiar y permítales a los niños hacer sugerencias sobre el mismo, así podrá conocer sus inquietudes y retomar dudas sobre el proceso. Permítales participar de los procesos de recuperación.

Fortalezca su autoestima. Cada experiencia puede ayudar a aumentar su resiliencia: desarrollar una nueva habilidad, sentirse parte de un grupo, alcanzar metas y sentirse útil.

Considere la posibilidad buscar ayuda con un profesional si el niño continúa afectado luego de 2-4 semanas después del evento, no se observa mejoría en los síntomas, las reacciones del niño afectan sus deberes escolares o sus relaciones con otros.

Por: Dra. Agnes S. Díaz Rivera

Psicóloga Clínica

Tienes problemas de comunicación o una relación difícil con tu niño o niña y no sabes por dónde empezar? Te invito a que te registres en una sesión gratuita de 30 minutos conmigo.

Oprime la sección de CONSULTAS GRATIS y separa tu espacio. Me gustaría ayudarte.

Te invito a que te registres en nuestro Club de Padres en padres YSP.

Recibirás contenido exclusivo, vídeos y promociones de gran valor para ti y tu familia.

¿Ya hiciste tus resoluciones de año nuevo? Pues aquí te ofrezco algunas que mejorarán tu relación y conexión con tus hijos. Muchas bendiciones. La llegada de...

¿Piensas que tu niño es demasiado inteligente para su edad? Quizás es así y aquí te decimos cómo averiguarlo. Aunque tu niño comience a decir palabras antes ...

La creatividad, al igual que cualquier otra destreza hay que cultivarla y practicarla.

Levanten la mano todos los que se consideran creativos. Muchos entienden que la creatividad es algo innato, que lo tienes o no. Desde mi perspectiva no es así. Es una característica que se puede desarrollar con exposición y práctica aunque definitivamente hay personas en las que fluye más fácil que otras. Si no fuese por la imaginación y la creatividad no existirían muchos adelantos en el mundo. Desde la aviación, hasta los celulares, han tenido una base creativa para ser desarrollados. Por tal razón, es importante que fomentemos e impulsemos esta conveniente característica es nuestros hijos. Sin lugar a duda, es algo que los puede ayudar a pasar de lo bueno a lo excelente. Pero, ¿cómo hacer de nuestros hijos niños creativos? Pues a continuación te ofrezco algunos consejos de utilidad para este propósito.

¿Quieres que tu niño sea un adulto exitoso? No le pongas límites. Cuando observes que tu niño está haciendo un ejercicio creativo a través, por ejemplo, del dibujo no lo limites a tener que hacer las cosas bajo unos parámetros pre establecidos. Si está dibujando una casa no le indiques de antemano que la casa tiene que tener cuatro paredes, un techo y una puerta. Permite que su imaginación fluya sin límites y que dibuje su casa como la visualize en su mente.

Sé que puede resultar molestoso a veces pero un niño interesado y curioso aprende más. Así que si tu niña o niño son de esos que tiene el ¿Por qué? a flor de piel disfruta y piensa que lo que el niño está hábido de aprender nuevas cosas. Esto es esencial para tener un mejor contexto de las cosas y hacer interpretaciones más reales en su mente. Además, adelántate tú a veces y hazle las preguntas tú. ¿Por qué crees que eso ocurre de esa manera? ¿Si no fuera así de que otra forma piensas que podría resultar? ¿De qué otro color te lo imaginas?

Hazlo divertido

Si eres una persona con buen sentido del humor, utilízalo a tu favor y plantéale situaciones atípicas que despiertewn su imaginación. ¿Te imaginas una hormiga con anteojos leyéndole un libro de cuentos a una pulga? "El humor permite a los niños practicar el pensamiento fuera de lo tradicional de una manera divertida", dice la Dra. Elena Hoicka, Ph.D., profesora de psicología en la Universidad de Sheffield en Inglaterra. "Cuando se ríen de los demás, su creatividad se ve recompensada al instante”.

Crea juegos de creatividad

Busca iniciar actividades para desarrollar la creatividad como lo son: la escritura, la pintura o el dibujo. Bríndale un anticipo que le permita el desarrollo creativo. Por ejemplo, puedes comenzar un cuento y luego darle paso a que el niño o la niña lo continúen. Una opción es hacer tú una oración y el niño otra. “En el pueblo de Miraflores había una gallina muy instruída que le gustaba…..” De igual manera, puedes crear trazos y que la niña los utilice para terminar una creación propia.

Solicita su ayuda con problemas

Un buen ejercicio que podemos desarrollar con nuestros chicos es el plantearle situaciones reales para que piensen en posibles soluciones. ¿Qué podemos hacer con respecto al reciclaje para evitar que se desborde el zafacón de la cocina? Lanzar una lluvia de ideas y luego ejecutar las que seleccionen, les da a los niños práctica para resolver problemas. Involucrar a sus hijos en sus propios esfuerzos diarios también puede ayudarlos a ver que la creatividad está en todas partes.

Exponlo a diversos puntos de vista

Ver y escuchar diferentes puntos de vista te permite mirar el mundo desde distintas perspectivas. Entender que nadie tiene la verdad absoluta y que hay varias maneras de hacer las cosas les expande su pensamiento y les enseña a respetar ideas contrarias a las suyas. Además, les estimula el análisis y el ver las cosas desde una óptica más amplia, lo que les fomenta la flexibilidad y el cambio en su manera de pensar.

Apoya lo que le apasione

Somos mucho más creativos y cuando tenemos la oportunidad de hacer lo que nos gusta. Varios estudios señalan, que los grandes logros creativos en la vida (un nueva pieza musical, una teoría innovadora sobre cómo solucionar el calentamiento global) requieren un largo aprendizaje en el que desarrolles una gran experiencia a partir de la cual construir. Necesitas pasión para alimentar esta persistencia. Expón tu hijo a muchas actividades (ballet, diseño, pintura, programación de computadoras) u otros intereses para identificar aquello que le encante. Una vez encuentren lo que lo apasiona, foméntaselo. Quizás es el principio de su profesión o de aquello que lo hará destacarse en la vida.

Tienes problemas de comunicación o una relación difícil con tu niño o niña y no sabes por dónde empezar? Te invito a que te registres en una sesión gratuita de 30 minutos conmigo.

Oprime la sección de CONSULTAS GRATIS y separa tu espacio. Me gustaría ayudarte.

Te invito a que te registres en nuestro Club de Padres en padresYSP.

Recibirás contenido exclusivo, vídeos y promociones de gran valor para ti y tu familia.

¡Qué difícil es y que paciencia hay que tener cuando uno de nuestros hijos no obedece! Todos pasamos por esto pero con estos 5 consejos, el problema se te va a aliviar.

Lo sé. Nadie me lo tiene que decir. Una de las situaciones que más retan nuestra paciencia como padres es cuando nuestros niños no responden a nuestro llamado o no siguen las instrucciones que le damos. Vamos, díganme ¿Cuántas veces tienen que llamar a bañarse a su niño antes de que finalmente lo logren? Al menos a mi me carga mucho cuando uno de mis muchachos no me hace caso. Es terrible y tedioso tener que repetir las cosas una y otra vez.

No obstante, debemos entender que en la mayoría de las ocasiones, los niños no nos atienden porque están entretenidos o concentrados en algo que les encanta o que logra capturar su atención completamente. Los niños tienen una capacidad extraordinaria de enfoque cuando están jugando o distraídos con algo que les apasiones. Sin embargo, hay algunos que les gusta retar a papá o a mamá para ver hasta donde pueden llegar.

¿Hay formas de lograr que nos atiendan? Por supuesto. Existen varias técnicas con las cuales podemos ser más efectivos en nuestra comunicación y minimizar la constante lucha y gritos que cansados, ante la falta de atención, experimentamos en nuestra vida familiar. Aquí te ofrezco 5 trucos para que los niños te hagan caso.

Si le hablas a tu niño mientras está distraído jugando, viendo TV o haciendo algo que le gusta, la comunicación no será efectiva. Los niños se distráen fácilmente por lo que tienes que removerlos de la zona de entretenimiento. Llévalos a un lugar libre de distracciones y háblales mirándolos directament a los ojos para estár seguros que asimilan el mensaje.

El cerebro de los niños registra mejor la comunicación cuando utlizas frases simples y cortas. Ten en consideración, y sobretodo cuando son pequeños, darle las instrucciones con los tres elementos principales: ¿Qué, cómo y cuándo? Un ejemplo de ello puede ser: Al terminar de comer, recoge tu plato, bota las sobras y colócalo en el fregadero. De esta manera, tendrás la garantía de que no estás dejando espacio para malas interpretaciones.

Relacionado: La importancia de asignarles tareas en el hogar a nuestros hijos

Un niño que está molesto, quejándose o eufórico no va a estar en su mejor momento para atender, y más aún, responder al mandato que le des. Lo ideal para dar una instrucción es identificar el momento oportuno en el cual la niña esté calmada y relajada para que pueda concentrarse en las instrucciones que le estás impartiendo. Esto toma mayor relevancia aún cuando el niño tiene entre 3 - 7 años, etapa en la cual el cerebro opera principalmente con la parte media encargada del manejo de las emociones en el individuo.

Relacionado: Cómo ayudar a los niños a manejar el estrés

Al darle una instrucción a tu niño o niña, pídele que repita lo que le dijiste para estar seguro que las instrucciones le quedaron claras. Dime, ¿que tienes que hacer? “Tengo que recoger la ropa cuando salgo del baño y echarla en la canasta de ropa sucia”. Si el niño no entendió bien lo que le dijiste, tendrás oportunidad para corregir el mensaje y propiciar que la acción se lleve adecuadamente.

Si tu niño no te obedece con frecuencia, sobretodo cuando ya es un poco más grande, debes tomar acciones que involucren consecuencias ante su falta de disciplina. Toma como ejemplo el hecho de que quieres que tu hijo recoja su cuarto. Si tienes que estar continuamente repitiéndoselo y aún así no lo hace, puedes quitarles privilegios cómo jugar con sus vídeojuegos mientras su cuarto esté sin recoger. Es muy importante, que si decides tomar este tipo de acción, la ejecutes. De lo contrario, el niño sentirá que no hay consecuencias y perderá efectividad lo que le digas.

Existen otras razones adicionales por las cuales tu niña, quizás, no te está haciendo caso. Tal vez no está escuchando bien. Esto me pasó con mi niño mayor. Noté que no estaba respondiendo bien a mis instrucciones y en ocasiones no hacía lo que le solicitaba. Decidí llevarlo al médico y luego de varias pruebas identificaron que sus oídos tenían líquido acumulado por lo que tuvieron que operarlo y colocarle tubitos de drenaje. Si sospechas que tu niño puede tener un problema similar, te exhorto a que lo lleves a un especialista para examinarlo.

Relacionado: Pérdida de la audición en los niños

Lograr que los niños nos hagan caso es un reto pero si hacemos las cosas adecuadamente y mantenemos la consistencia podemos cumplirlo. La disciplina en los niños no puede ser negociada. Si queremos que se desarrollen como personas de bien, debemos establecer como una de nuestra prioridades, la buena conducta desde pequeños. El bien colectivo comienza trabajando con lo inmediato, nuestros hijos. Hagamos lo que nos corresponde.

Tienes problemas de comunicación o una relación difícil con tu niño o niña y no sabes por dónde empezar? Te invito a que te registres en una sesión gratuita de 30 minutos conmigo.

Oprime la sección de CONSULTAS GRATIS y separa tu espacio. Me gustaría ayudarte.

Te invito a que te registres en nuestro Club de Padres en padresYSP.

Recibirás contenido exclusivo, vídeos y promociones de gran valor para ti y tu familia.

Todos queremos que nuestros niños sean exitosos en la vida. Con estos consejos podrás comenzar desde temprana edad a que puedan lograrlo.

Como padres, por lo general, aspiramos a que nuestros hijos tengan tanto o más éxito que nosotros. Aunque el éxito es relativo y para cada uno puede representar algo distinto, los padres y madres nos esforzamos por criar a nuestros hijos para que sean independientes Pero, ¿qué significa ser independiente para un niño? – Significa que se valgan por sí mismos de modo que puedan enfrentar los retos que se le presenten en la vida.

Si bien no podemos garantizarles éxito en sus proyectos de vida, sí podemos influenciar en su formación y fomentar en ellos la disciplina, herramienta esencial en el logro de nuestras metas. Alcanzar sus metas es algo que en gran medida dependerá de sus decisiones y su esfuerzo. Nuestra tarea como padres es prepararlos y darles herramientas para ayudarlos en el camino. A continuación comparto algunos consejos que les ayudarán con la encomienda.

Fomenta la conversación desde la infancia

La comunicación es un elemento esencial en la vida de todo ser humano. No hay que esperar a que el niño diga sus primeras palabras para comenzar a hablarles. Aún desde bebés, debemos hablarles y expresarles sentimientos y emociones. Según van creciendo, debemos adaptar la conversación a su edad y mostrar interés por sus cosas. Conversar continuamente con nuestros niños forjará en ellos las destrezas básicas de lenguaje y vocabulario, y la interacción social, que tan importantes son para su desarrollo como estudiantes y compañeros.

Un estudio conjunto realizado por las universidades de Harvard, MIT y la Universidad de Pennsylvania reveló que las conversaciones frecuentes en niños entre las edades de 4 a 6 años contribuyen a desarrollar el área de la broca cerebral, la cual es responsable de las funciones de lenguaje y motoras del cerebro. Esto es de suma importancia para sus destrezas de oratoria y de comprensión del lenguaje. Por otra parte, también es esencial para socializar, conectar con otros y resolver conflictos. Si tu niño tiende a ser tímido, el diálogo toma aún mayor relevancia.

Se estricto con el tiempo que permites para el uso de la tecnología

Más allá de todos los efectos que el exceso de la tecnología puede tener en los niños, tales como problemas de concentración, falta de interacción social u obesidad, los aparatos electrónicos le quitan tiempo de hacer otras actividades que sí contribuyen a su desarrollo. Resiste la tentación de atender su aburrimiento o su intranquilidad ofreciéndole un aparato electrónico y, por el contrario, estimula su actividad física ya sea en clases de algún deporte o realizando actividades de juego al aire libre.

Además, separa tiempo para llevar a cabo juegos de mesa en familia o hacer rompecabezas. Verás lo mucho que se divierten compartiendo sanamente. Otras opciones de entretenimiento son los libros o incluso programas de televisión educativos.

Vigila que duerma suficiente

Sin duda alguna, la falta de sueño se ha convertido en uno de los problemas principales que tienen las personas hoy día. En Estados Unidos, el 40% de las personas entre 40 y 59 años duerme menos de 7 horas diariamente. Por otra parte, un 20% de los adolescentes expresa que duerme menos de 5 horas. ¡Imagínense, sólo cinco horas! No hay forma de que tengamos una buena salud con tan poco sueño.

Es importante que crees y fomentes buenos hábitos de sueño en tus hijos pues esto es esencial no solamente para su crecimiento físico sino para también para su desarrollo cerebral, incluyendo la concentración y memoria, todos elementos claves para poder ser exitosos en la escuela. Las siestas también son excelentes para aumentar la capacidad de retención del cerebro. En ese sentido, particularmente en la adolescencia, es esencial regular el uso de los teléfonos celulares luego de ciertas horas en la noche.

Relacionado: Trastornos del sueño y su influencia en la conducta.

Promueve el juego en ellos

El juego es el trabajo de los niños. Es una actividad vital para que los niños desarrollen destrezas de análisis y solución de problemas, pensamiento creativo e interacción social. Particularmente, los juegos imaginarios en los que fingen ser otra persona son excelentes pues les permiten ser creativos y estimular el hemisferio derecho del cerebro el cual se asocia con la imaginación y el arte.

Selecciona la escuela adecuada

Ya que te preocupas por tomar medidas que contribuyan al bienestar y al buen desarrollo de tu niña o niño, procura buscar escuelas cuya filosofía o programas vayan de acuerdo a sus necesidades y a los valores familiares. Es importante que la escuela se convierta en una aliada de tu estilo de crianza y que sea un complemento adecuado para reforzar los principios que cultivamos en casa.

Nuestro trabajo principal como padres es enseñarles a nuestros hijos a valerse por sí mismos y a enfrentar los retos que la vida les traerá. Debemos motivarlos y darles refuerzo positivo para estimular la confianza en sí mismos y la perseverancia. Animarlos a levantarse y superar cada desafío con esfuerzo y disciplina. El éxito, al final del camino, dependerá de ellos.

Tienes problemas de comunicación o una relación difícil con tu niño o niña y no sabes por dónde empezar? Te invito a que te registres en una sesión gratuita de 30 minutos conmigo.

Oprime la sección de CONSULTAS GRATIS y separa tu espacio. Me gustaría ayudarte.

Te invito a que te registres en nuestro Club de Padres en padresYSP.

Recibirás contenido exclusivo, vídeos y promociones de gran valor para ti y tu familia.

Contáctanos

San Juan, Puerto Rico
1 (833) 560-0680
info@yosoyunpapipr.com

Suscríbete

Regístrate y recibe información de valor para ti y tu familia