Comunicación, relación y conexión con tus hijos

Menú

Desde pequeños debemos enseñarles a nuestros hijos a valerse por sí mismos. Además, es bien gratificante ver cómo a lo largo que cada etapa van aprendiendo n...

Según la Real Academia Española la indulgencia es la facilidad en perdonar o disimular las culpas o conceder gracias. La indulgencia excesiva impide que los ...

Es normal que todo niño de vez en cuando no siga las reglas o no se comporte adecuadamente. Sin embargo, si a tu niño o niña le ocurre con frecuencia o inten...

Muchas veces invitan a nuestros niños a cumpleaños y no sabemos qué regalar. Aquí tienen una buena lista de opciones que NO incluyen electrónicos. Los niños ...

Me acuerdo que en una ocasión uno de mis nenes sintió mucha verguenza cuando perdió su primer juego de tenis. La realidad es que fue tremenda paliza. Trate d...

Aunque la práctica de ejercicios es fundamental para el desarrollo del niño, esta ha bajado significativamente como consecuencia de la extraordinario oferta ...

Crear una rutina nocturna fue algo que nos ayudó mucho, a mi esposa y a mí, con nuestros niños. Les puedo dar fé que contribuye a facilitar el proceso de irs...

¿Recuerdas cuál era tu juguete favorito cuando eras niño?

El mío era mi bicicleta BMX negra y amarilla. Recuerdo lo mucho que disfruté corriéndola por todo el pueblo de Arecibo, donde me crié.

Tanto me gustaba la bicicleta que la elegí como el logotipo de "Yo soy un Papi". Además, la seleccioné como el ícono de mi marca porque, para mí, representa una de las cosas más importantes de la vida: la presencia en las vida de mis hijos. 

He tenido la bendición de tener como padre a un gran hombre. Entre otras cosas, me enseñó compasión y consideración por los demás. De hecho, a sus 77 años de edad, él es el cuidador de mi madre, quien padece la enfermedad de Alzheimer. No obstante, mi padre pertenece a una generación cuya prioridad era trabajar para ser un buen proveedor. 

Estar presente en el día a día de los hijos pasaba a un segundo plano y se hacía en el tiempo que sobraba. En ese sentido, les confieso que me hubiera gustado compartir más con él momentos que fueron importantes para mí durante mi infancia y adolescencia.

Quizás, como muchos de ustedes, aprendí a correr bicicleta solo. Mi padre no estuvo a mi lado para darme un empujón, decirme palabras de aliento o ayudarme a levantar después de cada  caída. Por esa y muchas otras razones, cuando supe que iba a ser papá, me prometí a mí mismo estar presente en la vida de mis hijos. Y así lo he hecho. Estoy en todas, voy a las asambleas escolares, a sus prácticas deportivas, a sus conciertos de música, y comparto con ellos en su rutina diaria. 

Conozco muchísimos padres y madres con el mismo compromiso, por eso les comparto 5 maneras sencillas de estar presentes en las vidas de sus hijos:

Jugar con ellos

Si hay algo que tus niños aprecian es el tiempo que le dedicas para compartir sus juegos y disfrutar con ellos. Tenemos que entender que en esos primeros años de vida, cuando están creciendo, el juego es la actividad más importante y la que más disfrutan. Jugar es importante para desarrollar habilidades motoras y para comenzar a interactuar con otros niños. 

Por esta razón, es importante tomarse el tiempo para sentarse un rato en el suelo y entrar en su mundo. Ya sea con los personajes de Marvel, el clásico Monopolio o con la muñeca de Doc McStuffins, tus pequeños se divertirán muchísimo y nunca olvidarán cuánto jugaste con ellos.

Cenar juntos

Este es el momento más valioso del día. Mi esposa y yo hemos hecho un compromiso de cenar juntos en familia todos los días. Este espacio es ideal para conversar y todos compartir lo más relevante de nuestro día. No está permitido el uso de tecnología mientras cenamos y el televisor permanece apagado. 

Además de conocer sobre las inquietudes de nuestros hijos, es un momento ideal para enseñarles modales y destrezas básicas de comunicación, como no interrumpir mientras otro habla y escuchar con atención. 

Participar en sus actividades escolares.

Tus hijos deben sentir que tú los apoyas. Necesitan saber cuán orgulloso te sientes de sus logros escolares y para eso, tu presencia es importante. Ya sea que tienen un pequeño rol en una obra de teatro, en el coro de la escuela o que han sido elegidos como miembros de la Sociedad de Honor, es crucial que asistas y que les expreses lo que ese momento significa para ti. Esto no significa que asistas a todo, reconozco que es a veces difícil por las responsabilidades laborales que tenemos, pero cuando vayas mantente atento y luego coméntale sobre lo que te llamó la atención.  Si vas y estás pendiente del celular en todo momento, es como si no hubieras estado.

  

Asistir a sus actividades extracurriculares.

El deporte y el arte son esenciales en el desarrollo del niño.  En el caso del deporte, les promueve disciplina y la oportunidad de interactuar con otros niños.  Eso sí, es importante estar allí para apoyarlos y motivarlos y no para convertirte en su entrenador.  Permítele desarrollar sus destrezas a su propio ritmo y capacidad.  Fomenta además que se interesen por el arte en cualquiera de sus expresiones.  Esto les ayudará a ampliar su visión del mundo y a desubrir nuevas formas de expresarse.

Enséñales las cosas esenciales.

Uno de mis objetivos principales como padre es enseñar a mis hijos las destrezas que les permitan ser autosuficientes en el futuro.  Mi meta es criar a mis hijos para que se conviertan en adultos y que eventualmente no me necesiten. Eventualmente quisiera tener una relación de amistad con ellos y compartir porque ambas partes lo disfrutamos.  Con esto en mente, ya he comenzado a enseñarles a cocinar, a ahorrar dinero y a hacer algunas tareas domésticas.

Trabajemos por dejar una huella en la vida de nuestros hijos. Trabajemos para que nos recuerden como padres presentes y que les brindaron las herramientas para convertirlos en buenos seres humanos. Finalmente, les dejo con esta cita que para mí es central en la misión de ser buenos padres: "Para estar en los recuerdos de sus hijos mañana, tienes que estar en sus vidas hoy".

Varias de mis amistades se quejan de que sus niños no quieren hacer deportes y de que se pasan todo el día pegados a los vídeo juegos. No obstante, eso no es...

Si alguien te preguntara, “De 10 cosas que tu le pides a tu hijo/a que haga, ¿Cuántas él/ella hizo la primera vez que se lo pediste? ¿Qué respuesta le darías...

"La vida me puso, por fortuna, una compañera que desde el momento en que nos enteramos que íbamos a ser padres ha llenado de amor y ternura a cada una de esas criaturitas"

Ella lo ha trabajado, ella se lo ha ganado.  Y ese amor es recíproco. Como les he contado anteriormente, tengo la dicha de tener 2 maravillosos niños. Ellos llenan nuestro hogar con sus risas, ocurrencias y presencia. Han crecido en un ambiente de paz, respeto y mucho amor. Una de las mayores satisfacciones que tengo es la oportunidad de ver y disfrutar el profundo amor que mis muchachos le brindan a su mamá.

La vida me puso, por fortuna, una compañera que desde el momento en que nos enteramos que íbamos a ser padres ha llenado de amor y ternura a cada una de esas criaturitas. Les puedo dar fe de eso que dicen sobre  lo especial de la relación entre un niño y su mamá, al menos en mi hogar es así. Al ver cómo la miran, cómo la besan, cómo la acarician,  o cómo la extrañan, cuando está de viaje, me da la certeza del extraordinario trabajo que ha hecho como mamá y de lo presente que ha estado, no solo en la vida de ellos, sino en la mía. 

Así que hoy, Día de las Madres, quiero utilizar su figura como representante del resto de las madres que cada día brindan lo mejor de sí, que nos llenan con su amor y  hacen de nuestro hogar el mejor lugar para estar y donde más queridos nos sentimos. 

Gracias mamá:

Por abrazarme cuando nací. Por mirarme con ternura y por darme el primer beso de mi vida, uno que se quedará por siempre y que lo refrescas en cada momento que me das uno nuevo.

Por acompañarme a dar mis primeros pasos. Por brindarme tu mano para sentirme seguro y protegido mientras pasito a pasito aprendía a moverme por mi mismo.

Por darme de comer cuando sentí hambre y no tenía otra forma de expresarlo más que con un fuerte llanto en la madrugada.

Por atenderme y consolarme cuando me caí y no sabía cómo manejar el dolor que sentí.

Por supervisar mis asignaciones, por preparar los repasos para mis exámenes y ayudarme en el arduo proceso de educarme.

Por estar presente en cada uno de mis conciertos, prácticas, juegos o actividades escolares y dejarme saber que estás y que lo que hago es importante para ti.

Por escucharme, por respetar mis opiniones y fomentar en mí el criterio propio y el juicio.

Por tu paciencia, tolerancia y  por tratarme siempre con respeto aunque tu día haya sido difícil y estés agobiada.

Por decirme que estás orgullosa de mí y brindarme apoyo cuando en ocasiones me frustro cuando no todo sale como espero. 

Por tus abrazos, por leerme cuentos en la noche y brindarme la última demostración de amor que recibo en el día.

Por enseñarme a respetar a mis semejantes, a tener principios y a ser una persona de bien.

Por enseñarme a valorar mi familia, mis abuelos, y a sentirme orgulloso de donde vengo.

Por cultivar en mi el amor por mi País, su gente y todo lo que representa.

Por cada  día llenarme con tu amor y por dejarme saber que soy yo lo mejor que te ha pasado en tu vida.

Ahora con su permiso, tomaré el atrevimiento de incluir tres agradecimientos especiales: el de mis hijos y el mío.

(Ignacio, 10 años) Gracias mamá, por enseñarme lo que es correcto y guiarme a ser una buena persona.

(Alejandro, 8 años) Gracias mamá, por educarme en la mejor manera posible y por hacerme feliz.

(YO, 17 años de matrimonio) Gracias mamá, por llenar este hogar de amor, por tu entrega, compromiso, y compartir conmigo la maravillosa aventura de criar a nuestros hijos. 

FELIZ DÍA DE LAS MADRES

Publicado por: El Nuevo Día, Sección Por Dentro, 12 de mayo de 2019. www.elnuevodia.com

En verano, con las vacaciones, hay más tiempo para poder disfrutar en casa de una buena merienda para niños, todos en familia. Pero si no se te ocurre ningun...

Contáctanos

San Juan, Puerto Rico
1 (833) 560-0680
info@yosoyunpapipr.com

Suscríbete

Regístrate y recibe información de valor para ti y tu familia