Comunicación, relación y conexión con tus hijos

Menú

Abril es el mes de concientización sobre el Autismo. ¿Porque existe un mes dedicado a traer conciencia sobre el Autismo? Autism Speaks dice que “no existe ...

Como padre, estás interesado en la salud de tu hijo. Tu función es proporcionarle alimentos saludables en porciones adecuadas y la función de tu hijo es deci...

Película: Campeones Clasificación: No recomendada para menores de 7 años Duración: 122 minutos Historia: La película sigue a Marco, un hombre que atraviesa n...

¿Tu niño padece de TEA (Trastorno del Espectro de Autismo? Pues si es así, debes vigilar qué está comiendo para mejorar su bienestar general. Trastorno del e...

Hoy día, muchos padres sienten que deben tener sus niños en la escuela ta corta edad por riesgo a que se retrasen y pierdan oportunidades de socialización temprana.

Una vez los niños se aproximan a cumplir los 3 años, muchos padres se debaten sobre cuándo es el momento adecuado para enviar sus niños a la escuela.  Típicamente, evalúan sus opciones de grados preescolares, es decir, si deben comenzar en un programa “maternal” (también conocido informalmente como “pre-pre-kindergarten”), en “pre-kindergarten” o entrar directamente en “kindergarten”. 

Otra variable que los padres toman en consideración es la edad requerida por las escuelas para comenzar cada grado escolar y la flexibilidad, si alguna, que existe para que los niños comiencen antes de la edad requerida. En ese sentido, hay opiniones encontradas. Conozco padres que se rigen estrictamente por las normas escolares aunque esto implique que sus hijos sean de los mayores del grupo. Por el contrario, hay otros que prefieren que sus hijos ingresen antes de la edad requerida y en muchos casos lo consiguen.

En ambos escenarios, ya sea el grado en el que el niño debe comenzar en un ambiente escolar o la edad apropiada para comenzar el año escolar, las consideraciones más importantes deben ser la capacidad y la madurez del niño. Como sabemos, todos los niños son diferentes. Es por eso que el criterio más importante es la evaluación objetiva de cuán preparados están nuestros hijos y no lo que digan o hagan otros padres, conocidos o familiares.

Es clave que, ante nuestro deseo de que comiencen en la escuela, conozcamos bien a nuestros niños y ante todo procuremos su bienestar.  Debemos velar porque su primera experiencia escolar sea una positiva y que promueva su desarrollo intelectual, social y emocional.

A continuación, una serie de indicadores que nos darán unas guías claras para tomar mejores decisiones:

1. El grado de independencia del niño o la niña - si tu niño ya sabe vestirse solo, ir al baño, expresarse con claridad y se muestra independiente y con deseos de hacer las cosas por cuenta propia, muy probablemente está listo para el ambiente escolar.

2. Cuánto sigue las instrucciones -  prestar atención y seguir instrucciones son buenas señales de que está lista o listo para comenzar la escuela. Recordemos que una vez comience en el entorno escolar, será algo que tendrá que hacer continuamente.

3. El nivel de autocontrol del niño o la niña - un niño que sabe mantener el control en momentos de incomodidad y que refleja un manejo de emociones adecuado para su edad, está preparado para comenzar su vida escolar.

Varios estudios en psicología, incluyendo uno realizado recientemente por la Universidad de Stanford, California, en niños de edades tempranas, han demostrado que como regla general, es mejor que los niños comiencen más tarde y mayores en la escuela. Es decir, que comiencen en pre-kindergarten o kindergarten y entre 9 meses a un año después de la edad mínima requerida.  Al parecer, esto se correlaciona con un mejor desempeño escolar y mejor adaptación social.

Ese tiempo adicional propicia que el niño alcance mayor madurez, mejore los niveles de atención, se comporte mejor en momentos de frustración y que siga instrucciones. En ese sentido, entrar más tarde, a largo plazo, les ofrece una ventaja en comparación con los otros niños.

En mi caso particular, tengo dos niños varones que nacieron en los meses de noviembre y diciembre, y seguir estrictamente la guía escolar en cuanto a las edades para ser admitidos a los grados nos ha resultado muy bien.  Aunque hay niños que comienzan antes y se adaptan muy bien, hay otros que tienen que repetir el grado.

Hoy día, muchos padres sienten que si sus niños no entran en la escuela temprano se van a retrasar y que perderán oportunidades de socialización temprana.  Incluso, algunos temen que si son los mayores en el salón van a ser objeto de burla o incluso que se pueden aburrir. Desde mi perspectiva, ocurre todo lo contrario: llevan las de ganar, tienen la madurez apropiada y su desempeño académico será sobresaliente. 

Mi exhortación es a no acelerar procesos en la vida, sino más bien hacer un buen análisis de lo que más que le conviene al niño.  Un año no hace diferencia y la vida no debemos llevarla con tanta prisa. Al fin y al cabo, el tiempo debemos aprovecharlo al máximo con nuestros hijos porque pasa volando y antes de que nos demos cuenta estarán listos para continuar su propia vida con independencia.

Forzar a los niños a comer algunos alimentos no funciona. Tampoco funciona prohibir ciertos alimentos. Cuando los niños piensan que un alimento está prohibid...

Clasificación: PG-13 Duración: 107 minutos Historia: Basada en el cómic del mismo nombre, “Shazam!” cuenta la historia de Billy Batson (Asher Angel), un “fos...

Todos los padres saben que las amistades en el patio de la escuela son importantes. Los amigos enriquecen nuestras vidas, aumentan nuestra autoestima y brind...

La mayoría de las personas que son padres o están criando toman (o al menos lo intenta) las mejores decisiones que pueden acerca de las necesidades de sus hijos, teniendo en cuenta sus experiencias pasadas, la información que tienen, y las circunstancias a la que se enfrentan. No hay padres perfectos y aquellos que ponen su esfuerzo y energía en conseguir esa “perfección”, se agotan y se sienten inadecuado.

Los niños y quienes los crían están mejor cuando estos últimos aprenden a cuidarse en el proceso de crianza. Ser padre es el trabajo más importante que cualquiera de nosotros puede tener, especialmente cuando queremos niños responsables, cuidadosos, compasivos y resilientes. También es uno de los más difíciles y frustrantes. Por ello, los padres necesitan y merecen apoyo e información para ayudarles a hacer lo mejor que pueden en esta importante tarea.

1- Los errores deben reconocerse y verse como oportunidades para aprender, no hay padres perfectos.

2- Cuidar de ti mismo es importante para que tener las energías y las fuerzas necesarias para cuidar adecuadamente de los hijos.

3- No vivas a través de sus hijos, busca satisfacer tus necesidades (y hacer realidad tus sueños) a través de tus propios esfuerzos.

4- Apoya a tus hijos y dale herramientas para que desarrollen habilidades para resolver sus propios problemas, evita ser un padre “helicóptero”.

5- La crianza toma varios años así que procura enfocarte en uno o dos problemas a la vez.

Preocuparse o intentar resolver situaciones de etapas que todavía no han llegado es una pérdida de tiempo y energía.

6- Usa la experiencia y la forma en que te criaron para escoger y seleccionar tu estilo de crianza.

7- Crea tradiciones familiares para transmitir recuerdos y valores.

8- Cuando se trata de decisiones importantes referente a la crianza, procura tener acuerdos previos con quienes compartes la crianza de tus hijos para que todos estén en sintonía.

9- Busca apoyo y ayuda cuando lo necesites.

10- Mantén el sentido del humor.

Con los niños deportistas, hay que esforzarse más en que la dieta sea equilibrada, utilizar grasas sanas e hidratar muy bien el cuerpo. Para planificar la di...

Clasificación: PG Duración: 107 minutos Historia: Desde la repentina llegada de DUPLO, ha reinado el caos en la ciudad de Bricksburg. Lo que fue la colorida ...

Muchas personas prefieren comprar productos orgánicos y carne sin preocuparse de su salud y del ambiente. Los compradores generalmente asumen que los aliment...

Contáctanos

San Juan, Puerto Rico
1 (833) 560-0680
info@yosoyunpapipr.com

Suscríbete

Regístrate y recibe información de valor para ti y tu familia